top of page
  • Mario PrudHomme

Jesús dice:


paisaje con atardecer

Olvida por completo mi crucifixión,

pues el Amor no puede ser crucificado jamás.


Y recuerda siempre mi resurrección,

que significa la aceptación total del Amor de nuestro Padre.


No camines por el mundo sin mi guía, pues te perderás.


Acude a mí en todo momento y en toda tribulación,

porque soy tu salvador. Así lo decidió nuestro Padre.


Yo acepté esa función sagrada por el inmenso amor que te tengo.


No tengas miedo de nada; sólo sigue los pasos que yo te enseñé.


Mi luz está en ti; en ti está el Amor; no puedes deshacerte de Él,

porque la Voluntad de nuestro Padre es que nunca te separes de Él, aunque lo intentes una y otra vez.


No debes tenerle miedo a Su Amor ni al mío, pues en ello está tu liberación del dolor. Sígueme, que en mí, el andar hacia la Luz es ligero. Sígueme y no te escondas en la oscuridad de tus resentimientos. Yo soy la Luz del mundo, y en Ella la oscuridad no prevalecerá.


Amén.



Derechos reservados.

 

Busca el libro digital El Cielo es para todos en las siguientes plataformas:










0 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page