top of page
  • Mario PrudHomme

Primer mensaje del año


paisaje con atardecer

Jesús dice:

Eres luz. Eres hijo de Dios. Tu Padre Celestial te ama. Eres parte de mí. Eres uno conmigo.

Estás en mis brazos; te llevo como a un bebé, pues es lo que eres en este mundo.

En la Luz de nuestro Padre, crecerás... y te harás adulto espiritualmente, y luego recordarás tu perfecta inocencia, que se encuentra en tu espíritu; entonces sabrás que siempre has sido digno del Amor de Dios y del Cielo, y finalmente, los aceptarás en toda Su Gloria.

Recordarás, entonces, tu Ser que compartes con todos tus hermanos, y así habrá acabado el sueño de separación.

Siempre has estado unido a Dios y a mí, y en esta unión, tu verdadero Ser ha estado protegido de toda maldad y ha conservado su hermosura, tan pura y llena de Luz que ante ella todas las estrellas del Universo quedan eclipsadas y sin vida.

Te doy mi paz, te doy mi amor, te doy mi luz... sin condiciones. Acéptalos, y en ellos encuentra la salvación.

Yo te espero y te esperaré por siempre, hasta que decidas venir a mí y me pidas que te lleve ante nuestro Padre, y en Su Amor seas lo que eternamente ha sido Su Voluntad: Su Hijo Amado... Su Tesoro más preciado.

Amén.



Derechos reservados.

 

Busca el libro digital El Cielo es para todos en las siguientes plataformas:










1 view0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page