top of page
  • Mario PrudHomme

Desahogo


paisaje con atardecer

Jesús dice:

Si te quieres desahogar, hazlo conmigo, que estoy para consolarte; y no sólo te consolaré, sino también te sanaré.

Habla conmigo, no me ocultes nada, pues estoy para escucharte.

Si estás enojado, házmelo saber.

Si estás preocupado, házmelo saber.

Si tienes miedo, házmelo saber.

Si estás triste, házmelo saber.

Si quieres llorar, hazlo, no te guardes tus lágrimas, que yo las secaré con ternura... y sabrás que no estás solo.

Acuérdate de mí, siempre acuérdate de mí, porque yo me acuerdo de ti en todo momento, y en este mutuo llamado de amor, está nuestra unión eterna en el Amor de Dios.

No desfallezcas, que estoy para sostenerte y darte mi fortaleza mientras la necesites; mas llegará un día que no tendrá ninguna utilidad, porque en el Cielo ya no hay obstáculos que superar. Ahí, en tu verdadero Hogar, la paz te envolverá y olvidarás todo lo que te hizo llorar.

Amén.

 

Hoy en la noche, cuando lo desees, desahógate con Jesús, platica con él. Él te escuchará. Cuando acabes de abrir tu corazón, abandónate a él en el silencio más profundo y acepta su consuelo y curación.

Yo oraré, como siempre, a las 10 p.m.

Pero en esta ocasión, tú hazlo cuando puedas, pues no hay una hora exacta para que hables con Jesús. Él está más allá del tiempo y no hay espacio que te separe de Su Luz.

Con todo mi amor.

Mario


 

Busca el libro digital El Cielo es para todos en las siguientes plataformas:










1 view0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page