top of page
  • Mario PrudHomme

Domingos de Oración


paisaje con atardecer

TODOS LOS DOMINGOS, a las 10 pm CST (Horario de la Ciudad de México), realizaremos una oración en grupo y a distancia:

LA ORACIÓN ES LA SIGUIENTE:

Dios, te pido un milagro de curación. Estoy dispuesto(a) a sentir Tu Amor Infinito hacia todos los seres por los que tengo resentimientos y he juzgado. Dame un instante de Tu Luz, de Tu Paz y de Tu Amor; instante que deseo compartir con todos mis hermanos, sin excepción. Hágase Tu Voluntad.

- Después de haber hecho la anterior petición, únicamente descansa con los ojos cerrados, repitiendo para tus adentros, en forma pausada, la frase “DESCANSO EN DIOS”, durante 20 minutos o más si te sientes cómodo.

NOTA IMPORTANTE: La efectividad de esta oración depende de qué tan sinceramente hayas pedido lo que dice ésta.

También puedes hacerla todos los días y en cualquier momento; y Dios te responderá, si tu petición es sincera.

ASPECTOS IMPORTANTES ACERCA DE LA ORACIÓN:

Un curso de milagros dice: La oración es el vehículo de los milagros.

  • En mi libro "El Cielos es para todos", afirmo: La oración es la autopista al Cielo.

  • La oración es el medio por el cual el Espíritu Santo lleva a cabo el proceso de perdón verdadero en tu mente.

  • Tú no puedes perdonar por tu cuenta. El proceso de perdón verdadero es un proceso milagroso, que sólo la Luz de Dios puede realizar.

  • Hay dos tipos de perdón: El perdón verdadero, que sana la mente y el cuerpo; y el perdón falso; que es destructivo y fomenta más la culpabilidad y el odio.

  • La oración en grupo, aunque sea a distancia, con un sólo objetivo y una misma intención, tiene el poder milagroso de sanar a todas la mentes que se unen a esa oración.

  • Es normal que en el tiempo que estás orando tengas sensaciones extrañas en tu cuerpo o en tu interior; no importa qué experimentes: son reacciones curativas.

  • Pase lo que pase durante la oración, no te preocupes; estás en Manos de Dios, pues a Él lo invocaste; por lo tanto no puede sucederte nada malo; sólo puedes recibir sanación mental y física.

  • Si no sientes nada durante la oración, también es normal. No siempre se experimentan cosas, pero siempre hay una respuesta de Dios, aunque no te des cuenta de ello.

  • Si llegas a sentir mucha ansiedad, o mareo, o nausea, espera unos tres minutos; si en ese tiempo no pasa ese malestar, abre los ojos y para tu oración. Hay veces que sucede esto; no hay nada de qué preocuparse.

  • Es preferible que hagas la oración sentado; pero la puedes hacer acostado, si estás enfermo y no puedes sentarte.

  • De todo lo anterior hablo más ampliamente en mi libro "El Cielo es para todos".

Comparte esta oración, por favor.

Atte. Mario Prud´Homme. Autor del libro "El Cielo es para todos".


 

Busca el libro digital El Cielo es para todos en las siguientes plataformas:










0 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page