top of page
  • Mario PrudHomme

La Historia de un hombre loco y una flor


paisaje con atardecer

Hace unos días, cuando salí a caminar, me encontré con una flor y me dijo:

"Mi función en este mundo es dar belleza, pero parece que nadie desea contemplarla. Los seres humanos están tan ensimismados en sus miedos y en sus problemas, en su ira y su odio, en sus resentimientos y juicios, que casi nadie voltea a verme".

"Diles que, nosotras las flores, anhelamos ser vistas, para que nuestros días sean más felices". Diles también que son como nosotras: hermosos, pero no se dan cuenta de ello, porque no se miran con amor y libres de todos los conceptos preconcebidos y erróneos que atesoran. Diles que su función es la misma que la nuestra: dar belleza... dar belleza al mundo, dar belleza a sus semejantes, dar belleza a sí mismos. Y no olvides decirles que no hay mayor belleza que el amor".

"Nosotras, las flores, los amamos. Posen su vista sobre nosotras, dulcemente, y acepten nuestro regalo, y que nuestra fragancia los llene de paz y alegría".

"Dios los bendice, igual que a nosotras".

Las flores.



Derechos reservados.

 

Busca el libro digital El Cielo es para todos en las siguientes plataformas:










3 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page