top of page
  • Mario PrudHomme

Para una amiga muy querida

Updated: Apr 16, 2022


paisaje con atardecer

Acabo de hacer mi oración de la noche...

y en ella... de repente... apareció en mi mente un paisaje muy hermoso. Era un campo de flores, flores blancas y amarillas, muy luminoso, un campo infinito, no se podía ver el horizonte. En ese campo había un niño de unos 5 años; vestía con un short azul, una camiseta blanca y traía tenis amarillos. Él corría jugando alrededor de Jesús; y no paraba de saltar; le daba una vuelta, y otra, y otra más; no se cansaba. Tenía una sonrisa de alegría inmensa; parecía como si en su carita estuvieran plasmados todos los rostros, de todos los niños, de todo el mundo, cuando están felices.

Después de un tiempo de jugar alrededor de Jesús, Jesús lo tomó de su manita derecha y siguieron caminando hacia una Luz, que no puedo explicar Su belleza. Todo el campo de flores tenía un brillo entre blanco, amarillo y dorado.

Luego, Jesús cargó a ese pequeño y lo llevó a Sus brazos, y Jesús siguió caminando hacia esa Luz, que cada vez se hacía más intensa.

La última imagen que contemplé, hizo que me soltara en llanto. El niño me miró por encima del hombro izquierdo de Jesús. Nunca en mi vida había visto un niño tan feliz. ¡Nunca! Cada vez que viene esa imagen a mi mente, como en este momento que estoy escribiendo esto para ti, me lleno de lágrimas. No puedo explicártelo. Jesús cargando en brazos al niño más feliz del universo, caminando hacia una Luz que quita el aliento.

Amiga del alma, esto no es un consuelo, fue totalmente real. De hecho, sigo llorando y no puedo controlarlo.

¡Ese niño es tu hijo!

Con todo mi amor.

Mario


Derechos reservados.

 

Busca el libro digital El Cielo es para todos en las siguientes plataformas:










1 view0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page