top of page
  • Mario PrudHomme

Paz Inefable


paisaje con atardecer

Cuando se siente por un instante la Paz de Dios, no hay nada que decir, nada que explicar, nada que buscar; sólo dar gracias por tan bella experiencia.

En la Paz de Dios, el miedo no tiene cabida y todo conflicto interno desaparece.

En la Paz de Dios, se comienza a recordar un amor ancestral; el que nuestro Padre tiene por nosotros y el que nosotros sentimos hacia Él.

La Paz de Dios es el jardín apacible de nuestro verdadero hogar... el Cielo.



Derechos reservados.

 

Busca el libro digital El Cielo es para todos en las siguientes plataformas:










0 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page