top of page
  • Mario PrudHomme

Ser justo o no serlo


paisaje con atardecer

Si deseas que los demás sean justos contigo, primero debes ser justo con todos tus hermanos, sin excepción. Lo que das recibes.

Mas sólo el perdón verdadero, en Manos del Espíritu Santo, puede hacerte ver la diferencia entre lo que es justo y lo que no lo es.

Perdonar a tus hermanos es ser justo con ellos, debido a lo que realmente son. Si no los perdonas, serás injusto contigo, porque te negarás la posibilidad de ver la Luz en ti y en ellos, que es la misma, pues Dios no hace diferencias.

Si ves diferencias, no estás contemplando la realidad de tus hermanos ni la tuya, y eso es una gran injusticia contra ti; pues, de momento, te niegas el Cielo y seguirás en el infierno que fabricaste y que experimentas dolorosamente.

Estás muy confundido acerca de lo que en realidad es la justicia, y por eso tu vida está llena de injusticias, y esto ha sucedido porque has decidido ser injusto con tus hermanos, al no querer perdonarlos.

Si deseas que la Perfecta y Amorosa Justicia de Dios se haga en ti, sé justo con todos tus hermanos y perdónalos a través de la Luz del Espíritu Santo. Sin Su guía y Luz es imposible que contemples la Luz de Cristo en ellos y en todo lo que te rodea.

La justicia de Dios sólo te da lo que mereces, y sólo mereces Amor, igual que todos tus hermanos. En esto reside el Conocimiento de Dios y Su Misericordia Infinita.

Acepta Su Justicia , siendo justo con tus hermanos. No hay mayor justicia que los perdones, porque en ellos te perdonas a ti.

Deja de ser injusto contigo mismo.


Derechos reservados.

 

Busca el libro digital El Cielo es para todos en las siguientes plataformas:










0 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page